Un científico británico trabaja en una sustancia que emborrache y no dañe el organismo

Hace 10.000 años, en el este de lo que hoy es Turquía, en un lugar llamado Göbekli Tepe, los humanos ya fabricaban cerveza. En aquel lugar donde grupos nómadas que aún no conocían la agricultura construyeron el que se considera el primer santuario, el consumo de alcohol formaba parte de unas prácticas religiosas que están en el origen de la civilización. Recientemente, en el otro lado del mundo, en la provincia de Sur Lípez, en el suroeste de Bolivia, se encontróuna bolsa con una variada parafernalia para consumir ayahuasca y otras drogas que se empleó hace mil años. En este caso, el consumo de estupefacientes también tendría una justificación sagrada.

Leer más: El País

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*