Un empleado se duerme en el trabajo y la empresa debe pagarle las horas extra

En pleno debate sobre el problema de las horas extraordinarias impagadas, derivado de la obligatoriedad del registro horario, un juzgado de lo social de Ibiza ha dictado una sentencia, cuanto menos, curiosa. El órgano judicial ha obligado a una cadena de venta de muebles y bricolaje a pagar las horas extras a un empleado a pesar de que, hasta en dos ocasiones, fue pillado durmiendo en las instalaciones del centro.

Leer más: Cinco Días

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*