Un bar vasco cobra un extra a un cliente por «tocar los cojones»

Todos aquellos que hayan sido camareros podrán corroborar que su faena no es una tarea sencilla, sobre todo por el trato con los clientes. Algunos de los habituales de un restaurante pueden llegar a convertirse en familia, pero no todos los comensales son igual de amables.

Leer más: La Vanguardia

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*