Se muda con 98 años a una residencia para cuidar de su hijo

Ada Keating, una mujer de 98 años, lo tiene claro: “No importa la edad, nunca dejas de ser madre”. Y este axioma lo demuestra con hechos. Y es que esta anciana de avanzada edad se ha mudado a una residencia de Liverpool para cuidar de su hijo Tom, de 80 años. Tom necesita unos cuidados especiales y mucha atención y ella ya no se los podía dar en casa, por ello ingresó en 2016 en un residencia.
Leer más: LaVanguardia

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*