Roba un banco para no volver a casa con su mujer y le condenan a arresto domiciliario

hombre-mujer-arresto
A veces los delitos se cometen como el menor de dos males. Una madre puede hurtar en tiendas para alimentar a sus hambrientos hijos, por ejemplo. Algunos prisioneros reinciden cuando consideran que la vida en el interior es mejor que la vida en el exterior.
Leer más: ABC

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*