Multado por comer empanada sobre el capó

capo_hori.jpg

La larga noche de copas les abrió el apetito y decidieron acabarla de buena manera yendo a comprar en el coche una buena empanada para calmar el hambre. Pero para empanadas las que debían llevar encima, porque al copiloto no se le ocurrió mejor cosa que subirse al capó del turismo sosteniendo lo que iba a ser su desayuno y fin de fiesta.
Así circularon por el centro de Salceda de Caselas, sorprendiendo a los pocos ciudadanos que a las siete y media de la mañana ya se habían levantado. Lo que no esperaban es que una patrulla de la Guardia Civil les descubriese antes de que pudieran detener el vehículo para que el copiloto se metiese dentro…

Fuente y leer más: La Voz de Galicia

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*