Una empresa japonesa crea una mano para que no se caigan las tetas

Japón, una vez más.

Vamos a analizar el funcionamiento de este revolucionario estilizador de pechos nipón: se basa en el método intuitivo coge y arrastra que todos aprendemos desde nuestra más tierna infancia. A medida que nuestra edad avanza perdemos ese conocimiento por falta de práctica (coger y arrastrar pechos al azar está muy mal visto) y nos limitamos a admirar, pero el instinto está ahí, oculto bajo capas de frustración y moratones, algunos más traumáticos que otros.

Fuente y leer más: Nopuedocreer

Noticia relacionada: El Camuflapajas, ideal para los que no se pueden aguantar en público

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*