Un atracador entra a robar en una farmacia y nadie le hace caso

El atracador ignorado

Faltaban 10 minutos para el cierre de una farmacia de Sevilla cuando entró un hombre con sombrero, gafas y abrigo. Fue directo al mostrador y tras rebuscar en su chaquetón sacó una pistola. El atracador apunta directo a la cabeza del farmacéutico insistiendo para que le diese la caja.

El boticario se niega a darle la recaudación y el ladrón no sale de su asombro. Se siente ridículo, no sabe qué hacer porque nadie le hace caso y, en primera fila, continúan dos señoras con un bebé presenciándolo todo.

Fuente y leer más: lavanguardia

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*