Un muerto seguía cobrando la pensión y pagando sus facturas

El pasado domingo 22 Ángel Oñate fue encontrado muerto en una vivienda del número 1 de la calle Templarios en el barrio obrero de La Pilarica, en Valladolid. En el salón, junto a una pequeña estufa eléctrica enchufada a la corriente. Su cuerpo estaba momificado. La policía, que acudió al inmueble tras recibir la llamada de una vecina que trataba de ocupar el piso pensando que estaba vacío, calcula que llevaba allí unos tres años largos. Las últimas gestiones bancarias que realizó en persona datan de diciembre de 2010. Un almanaque amarillento hallado junto al cadáver se paró también esa fecha, la misma en que había dejado de pagar los gastos de la comunidad.

Nada de eso levantó sospechas entre los vecinos. No era el primer inquilino que lo hacía en un edificio con escasa vida social. El bloque tiene dos escaleras. La que da a la calle acoge a 24 familias, cuenta con ascensor y rampa para minusválidos. Está bien adecentada. En la interior oficialmente hay cuatro pisos habitados. Los otros ocho los van ocupando familias cuando se corre la voz de que quedan vacíos. Varios pertenecen a bancos que han desalojado por impagos a sus anteriores propietarios. En las puertas varias cerraduras están forzadas.

Fuente y leer más: ElPaís

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*