Un prestigioso científico afirma que la voz femenina provoca agotamiento en el cerebro del hombre

Ella creía que cantaba bien. El resto del Universo, no. Incluida la parte conocida, la desconocida y los agujeros negros. Por eso rompimos a reír. Si ya de por sí es de mala educación hacerlo, imaginen en un funeral. Pero han de saber que hasta la familia del difunto rió. Por lo bajo sí, pero allí había risa. Y el sacerdote, que se empeñaba en convencernos de que la muerte es un ‘Kinder Sorpresa’ donde lo bueno viene después, nos lanzaba miradas inquisitorias.

Fuente y leer más: diariovasco

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*