Un hombre siempre está borracho porque su cuerpo produce su propio alcohol

Imaginad que vuestro cuerpo produjera su propio alcohol. Guapo, ¿eh? Iríais todo el rato con el puntillo, siempre un peldaño por encima de los demás en la escala de autoconfianza, en el bar nunca tendríais que echar la mano al bolsillo ni emprender peregrinaje a una tienda de paquistaníes cuando quisierais pillar una castaña de las buenas. Aunque, por otra parte, es de suponer que en muchas ocasiones acabaríais borrachos en situaciones nada apropiadas y que tendríais resaca CONSTANTEMENTE, a pesar de no haber tocado ni una mísera botella.

Bueno, pues el “síndrome de autodestilación” –en el que un exceso de levadura en el intestino delgado crea alcohol puro que es absorbido directamente en el flujo sanguíneo– existe de verdad. Por desgracia, los síntomas recuerdan más a la segunda posibilidad que a la primera.

Matthew Hogg (en la foto con un vaso de agua) lleva casi 20 años padeciendo este síndrome. Cada vez que ingiere azúcar o hidratos de carbono, su cuerpo los convierte en etanol y él termina achispado o resacoso. Le llamé para hablar con él acerca de cómo lleva lo de ser una destilería humana ambulante.

VICE: Hola, Matthew. ¿Cuándo supiste que tu intestino creaba su propio alcohol?

Matthew Hogg:Sufrí trastornos digestivos durante toda mi niñez. Al principio me diagnosticaron síndrome de colon irritable, pero hacia el final de mi adolescencia experimenté un severo empeoramiento de los síntomas, como gases e hinchazón después de las comidas; tan severo, que podía sentir el burbujeo de la fermentación en mi bajo abdomen. Y lo peor fue que desarrollé nuevos síntomas, aún más preocupantes. Me sentía intoxicado, además de padecer una larga lista de síntomas en todo el cuerpo, entre ellos fatiga crónica, dolores musculares, dolor de cabeza crónico, deterioro mental y alteración del estado anímico. La lista sigue.

Fuente y leer más: VICE.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*