El Rey se echó Betadine en la cara y fingió una caída delante de los médicos para asustarlos de broma

rey-betadine

En los últimos dos meses, el Rey y Cabanela han hablado dos veces a la semana por teléfono y se han hecho amigos. Preguntado por una vez que el Monarca le hubiera hecho reír, el cirujano revela una conversación con don Juan Carlos el día antes de operarlo por segunda vez de la cadera: “Me dijo, muerto de risa: ‘¡Mira lo que les he hecho a estos!’, y me contó que se había cubierto la frente con unas manchas de betadine, se había puesto un esparadrapo en la nariz, se había vendado la muñeca y había ido a ver a los médicos de La Zarzuela para decirles que se había caído. Y los médicos, consternados hasta que el Rey, claro, rompió a reír”.

La anécdota revela que don Juan Carlos estaba mucho más relajado ahora que en septiembre, cuando sufría intensos dolores y supo que tendría que volver a pasar otra vez por el taller.

Cuenta Cabanela que el Rey era como se lo había imaginado, “quizá con un sentido del humor más espontáneo de lo que pensaba”, y que ha tenido una rehabilitación “de luxe”. “El equipo médico de La Zarzuela ha hecho una faena sensacional”. Está convencido de que no tendrá secuelas: “Queda Rey para rato. Primero porque de achaques ortopédicos es raro que uno se muera. Creo que va a poder caminar normalmente, sin cojear, o con una cojera levísima. Está en buena forma física, no tiene hipertensión, no tiene problemas cardíacos… Tiene cuerda para rato”.

Fuente y leer más: Elpaís

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*