Comparten el coche para ahorrarse dinero y acaban en una persecución con la policía

Tres jóvenes, implicados en una persecución al compartir coche con un fugitivo sin saberlo

Tres jóvenes se vieron implicados en una espectacular persecución policial al viajar de Madrid a Valencia con un delincuente, sin saber que era un fugitivo de la justicia, tras contactar con este individuo en una conocida web de uso compartido de coche. Los hechos ocurrieron de madrugada cuando José Ángel C. R., de 33 años, se saltó un control de la Guardia Civil en la antigua Nacional III en el término de Villargordo del Cabriel. Los gritos y súplicas de los otros tres ocupantes del vehículo y la señales luminosas y acústicas del coche patrulla no achicaron al prófugo, que no tenía carné de conducir y protagonizó una peligrosa huida de 30 kilómetros.

«Pasamos mucho miedo. Yo creía que nos matábamos todos cuando adelantó a un camión, casi sin espacio, para dejar atrás a la Guardia Civil», recuerda Javier M. S., de 20 años. A su lado, en el asiento trasero, iba su novia. «Fue terrible. Le gritamos un montón de veces que parase, pero nos dijo que no podía hacerlo porque estaba en búsqueda y captura», afirma María U. V., de 25 años. «En un momento de la persecución se quitó el cinturón de seguridad, y creíamos que iba a saltar del coche en marcha», asevera Javier.

En el asiento del copiloto viajaba otro joven de 24 años, que también contactó con el conductor a través de la web BlaBlaCar.es para optimizar gastos en su viaje a Valencia. «Nos iba a cobrar 17 euros por persona, pero al final no le pagamos porque tenía que sacar el dinero en un cajero en Mislata cuando me dejara en mi casa», explica Javier.

Durante el viaje, el fugitivo habló amigablemente con los tres jóvenes sin levantar sospechas de su pasado delictivo. «Nos contó toda su vida. Que se había separado y que había sido padre de una niña hace poco, pero de los robos y las drogas no dijo nada», señala indignada María. «Peligroso no parecía, aunque tampoco tenía muy buena pinta», precisa la joven. Pero todo se torció cuando José Ángel C. R. se saltó un control de la Guardia Civil en Villargordo del Cabriel. Eran las dos de la madrugada. El delincuente apretó el acelerador de su Renault 19, y el guardia civil se apartó en el último momento. Los otros tes ocupantes del coche se quedaron perplejos. «¿Qué haces?», preguntó uno de ellos.

Fueron 15 minutos de angustia, conducción temeraria y adelantamientos prohibidos hasta que el fugitivo paró el coche en un camino de tierra cerca de la población de Jaraguas. Luego continuó la huida a pie por un viñedo, pero fue apresado por dos guardias civiles del cuartel de Requena tras una corta persecución. Uno de los agentes se abalanzó sobre el delincuente, que ofreció resistencia, y logró reducirlo tras un forcejeo con la ayuda de su compañero. Los guardias engrilletaron al individuo y le informaron del motivo de su detención: tres requisitorias judiciales y un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria, También le leyeron sus derechos.

Fuente y leer más: Lasprovincias

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*