Escuela de sexo oral con asignaturas como ‘garganta profunda’ busca sede en España

Escuela de sexo oral busca sede en España

Ekaterina fija un pene de plástico sobre la mesa. Veinte chicas la escuchan en silencio, con una media sonrisa que delata complicidad y azoramiento al mismo tiempo. Una de sus alumnas se llama Olga, tiene 30 años y dos niños. Trabaja en un banco de Moscú. Un jueves tras volver de vacaciones este mes, al salir de la oficina, recaló antes de llegar a casa en un «centro de entrenamiento» situado a pocas paradas en metro de su trabajo. No llevaba toalla ni zapatillas, porque no es un gimnasio. Tampoco trajo nada para apuntar, porque no hacer falta tomar notas.

En la escuela sexual Seks.rf acuden rusas a diario para ser mejores en la cama. Un equipo de seis profesoras más la ‘decana’, Ekaterina Liubimova, les enseñan en diversas asignaturas cómo mantener a cualquier hombre contento, amarrado y adicto a ellas. Incluso «cómo despertar su bestia interior». Lo hacen en un ambiente amigable, en un recinto donde está prohibida la entrada de hombres, teléfonos móviles o cualquier tipo de cámaras. Juntas aprenden a hacer mejores felaciones, a disfrutar ofreciendo sexo anal o a moverse mejor en la cama.

Las clases duran tres horas y media cuestan cada una en torno a 100 euros. Cada mujer puede matricularse en una asignatura o en las doce que ahora mismo se ofrecen. De todas ellas hay dos cursos que causan furor: «Ahora mismo los talleres que más demanda tienen son los de sexo oral y el enfocado a hacer ‘garganta profunda’ con éxito», explica Ekaternina Liubimova, una mujer alta y rubia que aunque estudió cine lleva años ligada al mundo de la formación sexual.

Al principio lo hizo de una manera más informal, pero desde hace un año y medio el centro de entrenamiento que dirige es pionero en este tipo de formación. El lema de esta ‘escuela de calor’ es ‘Tolka Praktika’ (sólo práctica) y en las tres aulas no hay sitio para las pizarras ni los cuadernos. Sólo falos a tamaño natural, preservativos, lubricantes y maniquís y muñecos hinchables. Para los talleres más difíciles, o para los que se contratan en grupos cerrados de amigas por una despedida de soltera, hay champán a disposición de las chicas para superar las primeras inhibiciones.

Las chicas practican con muñecos, con consoladores y hacen ejercicios por parejas. Muchas enseñanzas persiguen sólo despojarlas de determinados miedos o actos reflejos. La lista de asignaturas incluye una llamada «sexo anal con placer», otra sobre «orgasmo masculino» y una misteriosa llamada «las 100 mejores técnicas de sexo» sobre la que no hay manera de obtener información.

Un negocio en proceso de expansión

Liubimova recibó a ELMUNDO.ES aprovechando un parón en las clases. Tras la discreta puerta de la escuela unas taquillas en la entrada sirven para poner cualquier teléfono indiscreto o tableta a buen recaudo. Junto al pasillo hay también una pequeña tienda erótica donde pueden elegir tranquilamente si quieren comparar algún complemento para echar algo de pimienta al lecho conyugal: disfraces, cremas, pelucas y vibradores. Una pequeña selección a salvo de miradas indiscretas: «En Rusia todavía muchas mujeres se sienten cohibidas a la hora de hacer semejantes compras, aquí les damos la oportunidad de hacerlo con seguridad, a salvo de las miradas de la gente», dice Maksim Demidov, consejero delegado de la empresa, que marcha viento en popa gracias a sus enseñanzas directas «sin términos médicos, sin suciedad y sin vulgaridad».

 

Fuente y leer más: El Mundo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*