Un jubilado concibe un ladrillo antisísmico al observar una obra

Ni P Tinto llega tan lejos.
Andrés Villamarín Mora era uno más dentro del nutrido grupo de los jubilados que acostumbran a observar y comentar el progreso de las obras en nuestros pueblos y ciudades. Hasta que se encendió una bombilla en su cabeza, y el madrileño decidió ir un paso más allá de las simples glosas. Descontento con el tiempo que tardaban los obreros en colocar cada ladrillo cuando levantaban un edificio, resolvió inventar un nuevo tipo.

Fuente: elconfidencial

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*