Le roban el móvil y publica en su blog las fotos que se hace el ladrón con él cada día

 

Que detengan al animalito.

Una chica alemana (o residente en Alemania) ha publicado el blog en Tumblr «Life of a Stranger who stole my phone»(La vida del extraño que robó mi teléfono) en el que desvela la identidad del nuevo dueño de su móvil robado. ¿Cómo lo sabe? Las fotografías que el nuevo usuario tomaba se subían automáticamente a la cuenta en Dropbox de la chica.

Todo comenzó, explica la chica en una entrada del blog, cuando estaba de vacaciones en Ibiza con sus amigos. El grupo de jóvenes decidió dejar sus pertenencias en una silla en la arena para ir a nadar al mar. Confiesan que sólo tenían cinco horas de haber aterrizado en la isla y que iban muy borrachos.

«Fui de nuevo hacia la silla para dejar mi ropa interior y me percaté de que había alguien debajo de la silla sin moverse. Pensé que era mi amigo Oli, demasiado borracho para moverse. Trate de convencerlo para que se uniera a nosotros en la playa (…) No se movió y decidí ir a nadar en la oscuridad», relata la chica.

Después de esto, vio a su amigo Oli en la terraza del Hotel y supo que con quien había hablado era un extraño. Cuando volvieron a la arenales habían robado todo, la ropa, teléfonos, pasaportes y otras pertenencias. En el hotel no respondieron ante la situación.

Más allá del mal trago, cuatro meses después, en días cercanos a la Navidad, la chica a través del ordenador entró a su cuenta enDropbox, un servicio de almacenamiento masivo en la nube que puede sincronizar en varios dispositivos. Para su sorpresa, encontró 15 fotografías de un desconocido. Las fotografías que se tomaría cualquier usuario con su móvil y que quedarían en la intimidad de su carpeta.

Fuente y leer mas: ABC

Le roban el móvil y publica en su blog las fotos que se hace el ladrón con él cada día

1 Trackback / Pingback

  1. Roban 5.000 dólares y un iPad y lo suben por error a la nube del dueño | Parece del Mundo Today

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*