El insoportable olor a pescadilla del gimnasio más pijo de Madrid

Sudor con olor a pescadilla.

Algo perturba la paz en el gimnasio más chic de la capital, o sea, el Reebok Sport Center ubicado en el centro comercial ABC Serrano. Ocurre sólo a primera hora del día, casi coincidiendo con la madrugadora apertura de las 7:00 de la mañana, cuando todavía no están puestas las aceras y comienzan a llegar con cuentagotas los ejecutivos con oficina en esa zona del Paseo de la Castellana, dispuestos a arrancar su jornada de trabajo a golpe de pesas, bicicleta y sufridas abdominales.

Este refinado entorno para castigar el cuerpo se ha visto alterado desde hace algún tiempo por un insoportable olor. La presencia de Mercadona en la parte alta del coqueto centro comercial, trufado de tiendas de moda y alguna cafetería, ha dado pie a un progresivo esparcimiento de las fragancias propias de una central de abastos por culpa de la descarga de los productos frescos, que en sus distintas versiones del mar (pescadillas, lenguados y merluzas) se han hecho con el ambiente.

A esas horas matinales, cuando todavía se gasta cara de sueño y el estómago da patadas a la espera de un triste café, los aromas del pescado fresco que todo lo inundan han conseguido que más de uno de los atletas de salón que se dan cita en la última planta del ABC Serrano prefieran cambiar de horarios. Y es que aunque el trastorno pueda parecer menor, acudir al mediodía obliga al más pudoroso a participar en una especia de hoguera de las vanidades del madrileñeo.

Todas estas incomodidades, propias de quienes tienen la suerte de flotar sobre la crisis, han convertido a Mercadona en la comidilla de los clientes del gimnasio, que a pesar de su condición de potentados habían recibido con alborozo la llegada de la cadena de supermercados al alicaído centro comercial. Sólo unos meses después, las mismas alabanzas se han convertido ahora en críticas, básicamente por el acaparador olor a pescado que acompaña a los que más madrugan. Ver para oler.

Fuente: El Confidencial

El insoportable olor a pescadilla del gimnasio más pijo de Madrid

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*