Asaltan a un hombre en un bar y le roban las rastas

Todavía le queda una.

Jasper Munsinwa estaba bailando la semana pasada en un club de Johannesburgo cuando notó la ausencia de su amigo, Mutsa Madonko.Lo encontró inconsciente en el baño, con su cartera y su móvil intacto, pero sin sus preciadas rastas.

Madonko es una de las víctimas de varios atracos registrados en Sudáfrica para obtener extensiones de pelo naturales, que han alcanzado una gran popularidad entre la población negra del país.

«Eres un objetivo fácil si andas por el centro con la cabeza al descubierto; no les importa tu dinero, solo quieren tu pelo», aseguró al diario sudafricano Times el estilista Lebo Masimong.

Las rastas se venden en las peluquerías sudafricanas por unos 200 o 700 rands (entre 16 y 57 euros), pero pueden llegar a alcanzar los 200 euros (2.500 rands) dependiendo de la longitud y el grosor.

Las extensiones naturales «se han convertido en algo muy popular. En un día podemos llegar a tener a diez clientes que quieren este tipo de rastas», explicó al Times John Wushe, un peluquero del centro de Johannesburgo.

Sin denuncias

La Policía ha hecho un llamamiento a las víctimas para que denuncien los atracos.

«Solo hemos oído rumores, pero no se han registrado aún denuncias», reconoció el capitán John Maluleka, portavoz de la Policía de Johannesburgo.

Fuente: ABC

Asaltan a un hombre en un bar y le roban las rastas

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*