Un español tima 850 millones a las autoridades de Kiev con un contrato falso de gas

Exportando calidad de la buena.

Un agente comercial que decía actuar en nombre de varias compañías españolas en Ucrania se hizo pasar esta semana por representante de Gas Natural Fenosa y firmó un acuerdo con el Gobierno del país valorado en 1.100 millones de dólares (850 millones de euros) para la construcción de una planta de gas natural licuado (GLN) en el Mar Negro. “Esta persona no tiene ninguna vinculación con la empresa. El acuerdo, además, no era vinculante”, ha señalado la compañía, que ha señalado que ya ha enviado al falso representante una comunicación formal y le han advertido de posibles acciones legales.

La agencia Reuters inmortalizó el momento de la firma del acuerdo, e identifica ahora al supuesto representante de la compañía española como Jordi Sardà Bonvehí. Sin embargo, según explica esta misma agencia, Vladislav Kaskiv, responsable de la agencia estatal de inversiones de Urcania, señaló aquel día que había firmado el acuerdo con un ejecutivo de Gas Natural llamado Jordi García Tabernero. La compañía española desmintió rápidamente haber participado en ese proyecto y aseguró que Tabernero, director de comunicación de Gas Natural, no estaba en Ucrania. Estaba en Barcelona. Después del desmentido de Gas Natural, la agencia de inversión estatal, aclara Reuters, identificó al misterioso español como Jordi Sardá Bonvehi, quien según Gas Natural no trabaja para el grupo y contra el que podría actuar legalmente.

El caso no solo ha provocado un desmentido categórico de la compañía española, sino también un escándalo político en Ucrania y todo tipo de suspicacias en Rusia, de cuya dependencia energética pretendía desmarcarse Kiev con el contrato. La importancia del acuerdo mereció la presencia del primer ministro ucraniano, Mykola Azrov, y de su ministro de Energía en el acto de la firma.

El agente comercial, que actuaba al margen de la compañía española, anunció incluso la presencia de una delegación de la empresa que nunca llegó a aterrizar en Ucrania, según Interfax y otras agencias internacionales. Gas Natural Fenosa, que desde el primer momento negó que tuviese previsto firmar ningún acuerdo en Ucrania, ha emitido un comunicado en el que ratifica que no tiene “ningún contrato para invertir en el proyecto de una planta de GNL” en el país “ni lidera ningún consorcio para el desarrollo del citado terminal”.

Fuente: Elpais.com

Un español tima 850 millones a las autoridades de Kiev con un contrato falso de gas

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*