Una magistrada deja el juzgado harta de las querellas de Telecinco

Una profesional e inteligente.

La magistrada del juzgado de primera instancia de Alcobendas tira la toalla con las querellas televisivas de Telecinco que se le acumulan en la mesa.

«Lo dejo, no puedo más». Esta no es la última declaración de Rosa Benito sobre su matrimonio con el hermano de Rocío Jurado. Tampoco el balbuceo de una llorosa Belén Esteban hablando en «prime time» de su marido Fran.

La persona en cuestión no aparece en los «programas del corazón que han nutrido durante años las parrillas de las cadenas generalistas. Su nombre, en suma, no es conocido por el gran público, pero sobre su espalda ha recaído una pila de querellas, denuncias y demandas que previamente habían sido vociferadas en los platós de televisión. Hasta que dijo basta.

En un juzgado de primera instancia de Alcobendas, localidad del norte de Madrid de más de 100.000 habitantes, una magistrada que prefiere continuar en el anonimato hizo las maletas hace unos meses. Pese a sus años de experiencia reflejados en el escalafón judicial, lo que le hubiera permitido elegir un destino al gusto, prefirió amarrar la primera plaza que saliera a concurso y salir pitando del despacho. Dejaba atrás una espiral laboral que no auguraba nada bueno para su salud. Y lo hizo con ganas.

Judicialización de la telebasura

Se trata de la «judicialización de la telebasura». Esto es, utilizar y poner en marcha todo el engranaje judicial para la obtención de unos beneficios propios y ajenos que se apartan del derecho constitucional a la tutela judicial efectiva. Dicho en llano, se trata de usar los tribunales con fines espurios. Unas veces por exigencias del guión y otras para seguir acudiendo a los platós y que hablen de uno.

La dichosa coincidencia quiso que el partido judicial de Alcobendas tenga como inquilinos a una cadena nacional, Telecinco, y a once productoras televisivas encargadas de programas del corazón como«Sálvame», ‘Sálvame deluxe’, «La noria», «Enemigos íntimos», «Aquí hay tomate» o «Dónde estás corazón», de Antena 3. Los cuatro últimos ya no están en parrilla.

Coste medio de 1.300 euros

En estos juzgados madrileños entran a diario querellas y denuncias por injurias o calumnias o demandas por vulnerar el derecho al honor o la intimidad. Las primeras se resuelven por la vía penal y llevan aparejadas un coste medio de unos 1.300 euros con cargo a la administración de Justicia, según un reciente estudio elaborado por un grupo de magistrados.

Y es que el mero hecho de querellarse porque un tertuliano le insultó o amenazó y otro mintió sobre la penúltima infidelidad moviliza todo el aparataje judicial: jueces, fiscales, funcionarios, abogados y procuradores. Absorbe tiempo y dinero. Retrasa trabajo y genera una distorsión del propio juzgado por la carga mediática de los asuntos. En conclusión, «convierte a los jueces en rehenes de los higadillos de la telebasura», denuncian los magistrados de Alcobendas.

De esa sala han salido mediáticas condenas y cuantiosas indemnizaciones de cientos de miles de euros que han hecho estragos a los denunciados. Pero antes, en primera instancia, nueve jueces de Alcobendas y otros de Barcelona o Valencia han sufrido en sus carnes la «judicialización de la telebasura». Hasta que alguno tiró la toalla.

Fuente: abc.es

Una magistrada deja el juzgado harta de las querellas de Telecinco

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*